27 may. 2017

Trampantojo #139

Mi tira de hoy en Babelia. Primero os pongo la versión original: la idea pedía a gritos un dibujo vertical. Pero cuando me informaron de que no era posible maquetarla así, tuve que imaginar cómo reconvertirla al formato apaisado habitual. Los que no estéis al caso del tema podéis buscar en internet información sobre Treasures from the Wreck of the Unbelievable, la controvertida megaexposición de Damien Hirst en Venecia. Esta que he dibujado es una de sus tres gigantescas y muy delirantes esculturas a pie de calle (a pie de canal, debería decir en este caso).








5 comentarios:

  1. Gracias por colgar aquí la versión original, Max. Visualmente, desde luego, es muy superior a la otra. Sin embargo, la gradación del microcuento en la versión apaisada también tiene su gracia. Muy interesante lo que he leído sobre los mamotretos y cachivaches de la exposición de Hirst en Venecia…

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Damien Hirst, un tipo interesante y su arte también , tenéis un cierto paralelismo al tratar en vuestra obra como una constante en el tiempo el tema de la muerte. Ya me imaginé que en algún modo al menos la figura del caballo atacado por la serpiente lo habías concebido como un todo, las piezas y trazos parecían encajar y estaba dispuesto a separar las viñetas y montarlas a ver si eso... me has ahorrado el trabajo.
    Decirte , que a pesar de su oscurantismo rotundo, me retrotrajo a tus mejores trabajos de aquella época dorada tuya digamos linea Chaland . De lo cual me alegre un montón, ya que me deleito de vez en cuando releyéndolos y admirando aquel trazo tan enérgico y rotundo. Entiendo que con el tiempo has evolucionado a otro estilo y trazo diferente, pero siempre te admiraré por aquello , lo cual no quita que me sorprendas gratamente semana a semana o con tus nuevas apuestas gráficas y guionísticas o tu todoterrenismo, que lo sepas , te se quiere y admira por todo tu conjunto. Y me da mucha alegría que sigas animando el cotarro y en la brecha irreductiblemente. ¡¡te queremos Max ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fan nº 1. Y ya que estableces un paralelismo entre la obra de Hirst y la mía, yo contraataco con otro: ¿es posible que él sea, como yo, un humorista? Debo decir que su obra me produce rechazo, pero también una cierta fascinación estremecedora. A ratos pienso que no es más que una gigantesca operación de mercadotecnia basada en el kitsch más epatante. Y a ratos me parece una enorme y perversa broma sobre la deriva del arte contemporáneo. Quién sabe.

      Eliminar
  4. Sin duda es raro, diferente y por tanto interesante, pelín surreal y pelín Kitsch y claro sin duda es una GIGANTESCA operación de mercadotecnia, para nada al alcance de un artista cualquiera , ahí hay mucha pasta invertida , grandes monumentos , incluso obras sumergidas, solo de traslado y montaje será una pasta y ya ni te cuento en trabajo de fundición, no se si humorista ; pero como me dijiste una vez y como Dalí sin duda sabe hacer propaganda en los medios y es un magnífico escenógrafo, muy en la linea de Jeff Koons, pero por otros derroteros que maman de muchas fuentes , el mentado genio incluido.Incluso me atrevería a afirmar que de Robert Williams también,incluso del artista de la plastinación Gunther von Hagens...y otros nuevos artistas contemporáneos.

    ResponderEliminar